Pero antes una reflexión…

paola-contreras-blog

He decido sacarle partido a la cuarentena, aprovechando el tiempo para acelerar este proyecto que ha tenido buenos resultados, gracias por sus comentarios, mensajes y más.  Hoy quería seguir contando parte de lo que hice para sanar mi mente y corazón luego de lidiar con lo que te mencioné en mí testimonio.

Pero antes una reflexión…

Léelo hasta el final.

Antes que nada, pueda que te preguntes:  <¿por qué un proyecto de salud mental?> y en muchas ocasiones, he dicho que mi mayor intención es ayudar a quien ahora esté  luchando con trastorno de ansiedad o depresión, y reitero que así es.

Sin embargo, al ser este mi blog personal, quiero dejar escrita esa dura etapa que enfrenté por mucho tiempo; y por la simple razón de que gracias a Dios, ahora me encuentro en una situación donde puedo ver a mi pasado y mi corazón sólo siente agradecimiento por estar en una mejor posición conmigo misma; porque los pequeños esfuerzo que hacía por levantarme de cama, ver la luz del día, acercarme a Dios por medio de la oración, salir a trabajar o relacionarme con la gente, tuvieron su efecto positivo; aunque en ese momento no quería nada más que pasar la vida escondida entre sabanas.

Tal vez me comprendas, si en algún momento de tu vida te enfrentaste con  una situación difícil y ahora valoras la fuerza y valentía, que sacaste de tu interior para lograr superarla. Es decir, a pesar de las pruebas que puedas tener actualmente; esa en particular,que dolió mucho más, ya pasó.

Recuerdo que durante mis crisis, me la pasaba preguntando si era la única que no se entendía a sí misma, que no sabía que hacía con su vida y que a pesar de reconocer que algo andaba mal (tanto física y emocionalmente), no sabía por dónde comenzar a ayudarse. Tampoco no entendía como todos los que me rodeaban podían sonreír fácilmente, a pesar de lo que les pasaba en sus vidas personales.

En ciertas ocasiones, me ganaba la curiosidad y realizaba preguntas similares a personas de mi confianza. Sus respuestas me dejaban impactada, al entender como ellas y ellos valoraban su presente debido a un duro pasado que les acarreaba, y eso me hacía sentir muy desagradecida, por no valorar ese presente en el que yo me encontraba, por sentir que lo que había alcanzado era producto de mi esfuerzo, pero no merecía el gran valor que esas personas le daban. También, estaban aquellas que con mucho orgullo contaban su pasado y felizmente sabían ubicar su presente, dejando clara la visión del futuro que estaban construyendo, esas personas que aunque ya no veo, pero sé que siguen creciendo y creciendo… Esas son las personas que me hacían quitar lo victimaria y que inconscientemente sembraban en mí esperanza, y que destapaban esa persona valiente que siempre he sido, pero que por un momento cayó y olvidó el valor que su propia vida tiene.

Sólo te diré dos cosas: estas son las personas que deben rodear tu vida, las que sin conocer lo que te sucede son positivas al hablar, te contagian alegría y  te hacen reflexionar aunque no tengan una vida perfecta. Lo segundo, no te dejes engañar por lo que ves en redes sociales, detrás de esas publicaciones e historia de influencers, modelos, celebridades o lo que sea… hay vidas tan normales.  Llenas de problemas, cargas, estrés, enojos y todo lo que pueda ser cotidiano.

Esta es sólo una más de esas reflexiones que me dan satisfacción escribir. Porque ahorita, al redactar lo que sale de mi corazón, me da mucha alegría la sensación de bienestar que recuperé (no toda mi vida ha sido triste, al contrario he sido increíblemente bendecida, esa sólo fue una etapa…), también me alegra el hecho de valorarme y amarme más que antes.

Sé que en los años venideros seguiré sintiéndome orgullosa si llegase a leer estos artículos nuevamente, porque estoy segura que una vez recuperado el amor propio y tomado de la mano de Dios (o a quien tú creas), todo lo que es y lo que viene es para bien y lleva consigo felicidad.

No es una casualidad que hayas leído este artículo completo; cosas grandes te esperan, sólo tienes que moverte un poco y empezar a hacer lo que te hace feliz, para encontrar la plenitud que tanto buscas.

 

Gracias por llegar al final de este artículo.

¡NOS LEEMOS PRONTO!


20200107_004029_0000.png

INSTAGRAM: @paocontrerasblog

TWITTER: @paoccontreras

FANPAGE: Paola Contreras Blog


 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s